Blog MBP

La comunicación del entrenador, como en muchos otros aspectos del rol del entrenador profesional, es un aspecto que debemos cuidar muchísimo, ya que debemos tener en cuenta cómo la tratamos según el contexto en el que nos encontramos.

Antes de iniciar, deberemos tener en cuenta que la comunicación no sólo es verbal. Hay una parte de comunicación no verbal que es igual o más importante que todo lo que podremos decir como entrenadores, y que tiene una influencia directa en el comportamiento y emociones del jugador/a.

Teniendo en cuenta lo relevante que es el aspecto comunicativo, deberemos saber que no nos podemos comunicar de la misma forma con niños que con adultos, así que para tener claros distintos aspectos a controlar, en común y diferenciados según la etapa, vamos a revisarlos:

 

Aspectos comunes:

  • Vestimenta: Será muy importante vestir adecuadamente con el contexto de entrenamiento. Chándal del club donde trabajamos, reloj para controlar el tiempo y calzado de fútbol son imprescindibles. Evitar ropa deportiva de otros lugares, evitar ropa y calzado de calle, evitar llevar colgada una mochila durante el entrenamiento, o utilizar el móvil para controlar el tiempo o revisar la sesión en documento electrónico.
  • Actitud corporal activa: Seguramente es uno de los aspectos más importantes de la comunicación no verbal. Si durante el entrenamiento nos encontramos con las manos en los bolsillos, de brazos cruzados, con los hombros caídos, etc. esto se transmite a los jugadores y van a entrenar sin energía. Si deseamos que nuestros jugadores entrenen con intensidad, debemos ser capaces de transmitir esa energía positiva estando proactivo, dando palmas con las manos, cuerpo flexionado hacia delante, gesticular mucho, meterse dentro de la tarea emocionalmente, etc.
  • Ser breve en la información que damos: Si durante nuestras explicaciones o correcciones nos excedemos de tiempo, o nos vamos por las ramas queriendo explicar algún concepto, los jugadores van a desconectar y de forma inconsciente nos van a dejar de escuchar. Nuestros mensajes deberán entonces ser siempre claros y concisos.
  • Utilizar técnica del sandwich: Es importante cuando hacemos correcciones no siempre señalar lo malo o mejorable. Para mantener anímicamente positivo al jugador, será importante utilizar la técnica del sandwich, cuyo objetivo es envolver ésa corrección o aspecto a mejorar de refuerzos positivos antes y después de la frase para mantenerlo motivado en la búsqueda de la buena ejecución.

Aspectos diferenciados:

  • Información punitiva: En fútbol base, debemos evitar por todos los medios evitar dirigirnos a los jugadores con un todo excesivamente alto o hasta un punto agresivo, evitar gesticulaciones de desaprobación, dirigirnos a un jugador de forma negativa señalándolo, etc. En alto rendimiento en cambio, no es que sea recomendado utilizar este tipo de información, pero a veces es necesario para activar mentalmente a nuestros jugadores en un contexto competitivo con un toque de atención. Debido a la madurez de los jugadores para medir las palabras que podamos decir, esto no afectará negativamente en ellos si no ocurre de forma reiterada.
  • Estilos de enseñanza: Cuando hablamos de estilos de enseñanza, nos referimos a la forma en cómo dirige la tarea el entrenador y da las correcciones. En etapa formativa, donde buscamos 100% aprendizaje, haremos más uso del descubrimiento guiado a través de preguntas al jugador. En alto rendimiento, donde lo que buscamos mayormente en un rendimiento inmediato (sin olvidar nunca la formación del jugador) es uso del comando directo estará más permitido, dando instrucciones directas de qué deben hacer nuestros jugadores.