Blog MBP

El sistema P-3-5-2 es el sistema de moda en el fútbol actual. Si hacemos una revisión sobre los sistemas de juego de los equipos que han dominado las mayores ligas del mundo los últimos años, veremos que no se identifica un patrón claro. O sea, que en los últimos años ha habido ganadores de competiciones importantes que se han organizado de formas muy distintas y válidas todas ellas.

De esta reflexión, deducimos la primera reflexión: No hay un sistema que sea mejor o peor que otro. Lo que acerca más un equipo al éxito, es el encaje de sus jugadores según sus características individuales y colectivas, en un sistema de juego determinado, que por la organización de sus jugadores fomenta o ayuda a explotar el talento y ayuda a disminuir los puntos débiles del equipo.

Aún y así, siempre han habido tendencias. Como en cualquier otro ámbito de la vida, es muy común observar qué hacen los equipos que dominan más el juego, e intentar sacar ideas para llevar a cabo en nuestros propios equipos. 

  • En los 80, el sistema P-4-4-2 era uno de los más utilizados, visto en el Milan de Arrigo Sacchi en su máximo esplendor. 
  • Más adelante, ganó peso el P-4-3-3, utilizado por equipos como el FCB de Guardiola, que ganó todos los títulos posibles en una época dorada. 
  • En los últimos años han aparecido muchos equipos y selecciones nacionales que utilizan de muy buena forma el P-3-5-2, que pareció sacar la cabeza con Johan Cruyff en el FCB, más adelante la Juve de Conte que lo llevó también a la Selección Italiana y que ahora practican muy bien el Betis de Setién, el Arsenal de Emery, o el Hoffenheim de Nagelsmann. En el mundial, también se vio en la Inglaterra de Southgate o en la Bélgica de Robert Martínez.

Desde nuestro punto de vista, un sistema (organización en pizarra) no nos da ninguna información sin comprobar antes las estructuras, que son la organización del equipo en cada fase y momento del juego, y sobretodo los comportamientos de los jugadores que lo interpretan. 

Entonces ese sistema puede traducirse en una estructura de P-3-5-2 en fase de inicio del juego, y un P-3-3-4 en fase de finalización. O también puede ser un P-5-3-2 en una fase de defensa en bloque bajo, y un P-3-2-3-2 en una fase de presión en bloque alto.

Además, cada uno de los principios y sub-principios del juego (comportamientos concretos de los jugadores en una situación marcados por el modelo de juego) en cada fase y momento, podrán variar según los jugadores que lo interpreten. No será el mismo el comportamiento tras pérdida en esta organización si juego con delanteros corpulentos como Lukaku o Kane, que si estoy hablando de delanteros veloces como Aubameyang o Sterling.

 

¿Cuáles son entonces “a priori” las características del sistema de moda P-3-5-2?

  • Un inicio de 3 buscando superioridad en la salida, obteniendo líneas de pase diagonales por fuera con carrileros, y por dentro con mediocentros.
  • Un sistema de mucha amplitud otorgada por los carrileros, que participarán pegados a la banda en distintas profundidades del campo.
  • Un uso de 2 delanteros que fijarán centrales rivales buscando atacar espacios en apoyo y profundidad.
  • Un augmento de densidad de jugadores en el centro del campo buscando superioridad numérica en esa zona de construcción.
  • Un augmento de densidad formando línea de 5 en fase defensiva, protegiendo mucho la zona de riesgo.
  • Etc.

¿Quieres aprender a construir tu propio modelo de juego?

En el Master en Fútbol de Alto Rendimiento de MBP School of Coaches aprenderas las claves para poder construir tu propio modelo de juego, tu seña de identidad como entrenador!