Blog MBP

Muchas veces, los laterales sufren defendiendo para marcar a sus espaldas. Revisando los goles de la Champions League de esta semana, la 4ª jornada de la ronda de grupos, nos llama la atención el gran repertorio de distintos goles marcados tras buenos desmarques de ruptura a la espalda de la línea defensiva por parte del extremo rival.

Como vemos, este tipo de acciones son realmente difíciles de defender, y no todas son iguales. La posición del jugador con balón, el punto de partida del jugador que se desmarca, el tipo de recorrido que realiza, cómo el equipo rival coordina los tempos de la acción… son algunas de las variables que hacen que estas acciones sean distintas entre ellas.

Entonces, la pregunta es: ¿Cómo debe defender el lateral los desmarques de ruptura a la espalda de la línea defensiva?

Para dar respuesta a ello, basándonos en distintas acciones ocurridas durante la Champions League, hoy vamos a acudir a algunos Fundamentos Individuales por Demarcación (FID) del lateral para intentar resolverlas de mejor forma. Estudiamos 3 situaciones distintas: 

 

Situación 1:

– Extremo en posesión del balón que se apoya en un jugador interior en su mismo carril para buscar una pared y recibir a la espalda del lateral/carrilero defensor.

¿Cómo resolverla de forma óptima?

Fundamento: Eliminar el espacio de desmarque en profundidad / Mantener la línea con el central.

– El lateral debe anticipar la intención del posesor del balón en su movimiento de ruptura, eliminando el espacio abierto a su espalda realizando un recorrido hacia atrás y buscando el contacto para interrumpir su carrera y evitar que ése extremo termine recibiendo con ventaja.

 

Situación 2:

– Interior izquierdo en posesión del balón, con espacio y tiempo para ponerla a la espalda de la línea defensiva, y movimiento de ruptura del extremo opuesto a la espalda del segundo central.

¿Cómo resolverla de forma óptima?

Fundamento: Defensa individual de los jugadores que intenten pasar por la espalda del segundo central (entrar-salir).

– El lateral debe seguir siempre al extremo rival en ése movimiento de ruptura de forma clara y contundente evitando que el delantero que gane la posición, y sólo saldrá para volver a su línea si el rival se ha metido en fuera de juego y el balón aún no ha salido de los pies del posesor, o bien éste ha pasado a estar fuertemente defendido imposibilitando la opción de desplazamiento.

 

Situación 3:

– Interior derecho en posesión del balón, con espacio y tiempo para filtrar un pase en el intervalo central-lateral, y el extremo de ése mismo costado intentando desmarcarse en diagonal a la espalda del lateral defensor para recibir el balón con ventaja sobre él.

Fundamento: Evitar pases interiores que ganen la espalda.

– El lateral ante esa situación con el posesor del balón con falta de presión, deberá buscar minimizar el intervalo central-lateral, priorizando cerrar dentro para que ése posible pase no entre, y por lo tanto ofrecer el espacio ventajoso al extremo rival por fuera, donde si recibe ahí, podrá seguir defendiéndolo para evitar luego que ponga el centro.