Blog MBP

En el último artículo del blog, estuvimos hablando de las lesiones en el fútbol, y concretamente sobre los importantes aspectos a tener en cuenta para potenciar la prevención de lesiones y así disminuir el riesgo de sufrirlas. Un correcto calentamiento, control de cargas, trabajo de fuerza, propiocepción, etc. es parte imprescindible a controlar en el “pre” de una posible lesión.

Hoy vamos a seguir con el tema de las lesiones en el fútbol, pero esta vez poniendo el foco de atención en el “post”. Sobretodo, en el importante papel del factor psicológico en las lesiones de larga duración.

El factor psicológico

Como todos sabemos, las lesiones de larga duración son el gran temor de los jugadores profesionales de fútbol. Frente a éste tipo de lesiones, no todos los jugadores responden de la misma forma. Hay algunos que lo aceptan rápidamente, y se ponen a trabajar desde el día 1 aprovechando la situación para crecer como reto personal asumiéndolo como parte de su profesión, mientras otros jugadores lo reciben como algo temeroso, negativo, y que puede truncar la carrera deportiva.

Vamos a intentar dar 6 claves diferenciales de éste importante proceso una vez la lesión está confirmada:

1. Paciencia. El primer paso es aceptar la lesión. Tener claro que toda lesión debe pasar su proceso, tener calma y respetar todos los pasos. Apresurarnos a volver a jugar, puede suponer una recaída y consecuentemente un derrumbe psicológico.

2. Trabajar correctamente con los fisioterapeutas, preparadores físicos y readaptadores para disminuir el plazo de recuperación. Es importante entonces que el club donde estemos apuesten por estos profesionales en la estructura del club, destinando recursos a ello.

3. La voluntad y coraje en este periodo de recuperación es vital. Si mentalmente el jugador es positivo y se esfuerza cada día en recuperarse, está demostrado que lo consigue.

4. Autoconfianza. Si el jugador no cree en sí mismo y se derrumba, no se va a recuperar al 100%, o va a tener miedo de volver a lesionarse una vez tenga el alta deportiva. Esto puede hacer que en muchos duelos el jugador vaya con miedo, y por lo tanto aumente otra vez el riesgo de lesión.

5. El equipo. El apoyo y transmisión de confianza del equipo hacia el jugador es clave. Saber que tus compañeros te esperan de vuelta porque te necesitan, da mucha fuerza e ilusión al jugador para volver lo antes posible. Caer en el olvido por parte del equipo puede ser muy frustrante. Por esta razón, es muy importante no perder el contacto constante con la plantilla, estando presente en algunos de los entrenamientos, en todos los partidos y charlas, etc.

6. La gestión de la directiva. Hay clubes donde, una vez se les lesiona el jugador, le buscan ya rápidamente un substituto y no se preocupan por apoyar y dar tranquilidad al jugador lesionado, incluso disminuyéndole sueldo. Si el sustituto funciona, ya nadie se acuerda del lesionado. Esto puede ser muy duro psicológicamente para el jugador, así que el contexto del club en éste sentido es algo muy importante a tener en cuenta antes de decidirse por un proyecto u otro.

Un excelente caso ejemplar que nos gustaría compartir por la capacidad inspiradora que tiene, es la del gran Santi Cazorla, jugador del Villareal (ex-Arsenal, Málaga, entre otros) y de la Selección Española.

Ejemplo de superación tras 8 operaciones en el pie, 1 infección, y 2 años sin jugar al fútbol: Leer artículo.