Blog MBP

Hace unas semanas estuvimos hablando sobre la rutina pre-partido en alto rendimiento, dando distintas claves y consejos sobre como orientarla en función de los objetivos de la misma. Esta vez, vamos a hablar sobre la preparación de la rutina pre-partido en fútbol base, que como veremos, tendrá muchas conexiones con la anterior, pero evidentemente habrá aspectos distintos debido a los objetivos de la rutina y a las condiciones y características de los protagonistas, o sea, los jugadores que están a punto de jugar el partido.

De la misma forma que en el alto rendimiento, en fútbol base tendremos 2 objetivos distintos a gestionar:

  1. Preparar la mente de los jugadores para ayudarlos a concentrarse en lo realmente importante (contenidos entrenados durante la semana, por delante del resultado).
  2. Preparar el cuerpo con una correcta activación que permita a los jugadores desarrollarse y expresarse después en campo.

Conocidos estos objetivos, apuntar también de la misma forma que ya hicimos, que en base a nuestra experiencias y estudio, el preparar la mente tiene igual o mayor importancia que el preparar el cuerpo, ya que éste último en jugadores jóvenes es muy sencillo de alcanzar un calentamiento y activación muscular en pocos minutos. 

En cambio, es mucho más laborioso e importante conseguir enfocar a los jugadores en los aspectos realmente importantes del partido, y más en un contexto donde reciben tantas distracciones o falsos objetivos (comentarios externos, padres competitivos, ambiente excesivamente relajado o enfocado a aspectos externos al fútbol, etc.)

Niños fútbol

Vamos entonces a ver y detallar los pasos que creemos importantes en etapas formativas para no caer en el grave error de querer imitar con nuestros pequeños lo que hacen los jugadores profesionales en el estadio o vemos en los reportajes televisivos.

Activación mental

  • Aprovechar para repasar los contenidos trabajados durante la semana.
  • Hacer participar a los jugadores en la explicación de esos contenidos y consignas a sus compañeros, con el objetivo de hacerlos partícipes y que estén concentrados en eso, ya que si solo hablamos nosotros y ellos escuchan, terminan por desconectar y el mensaje no llega.
  • Organizar el sistema del equipo, sin dar órdenes directas de qué debe hacer cada jugador. No son robots que teledirigimos, y no podemos pedirles que hagan algo que no hemos entrenado.
  • Poner en común los objetivos de partido en relación a cómo el equipo deberá usar esos aprendizajes en el partido que está a punto de empezar. Evitar objetivos de resultado que puedan poner estos anteriores en un segundo plano.

Activación física

  • Realizar juegos de persecución o similares para activarse con un componente divertido (evitar las aburridas vueltas al campo). Máximo de 2-3 minutos para evitar fatiga.
  • Realizar pases con balón sin oposición (para experimentar sensaciones).
  • Realizar una pequeña posesión de balón con oposición y comodín para tener superioridad y que el balón fluya. (No demasiado larga para evitar fatiga).
  • Tiros a portería en situaciones parecidas a la realidad.
  • Pequeñas salidas (coordinación + sprints). Cortas, intensas y con descansos entre repeticiones para evitar fatiga.

 

Ejemplos de ejercicios de activación física en fútbol base

PASO 1: Juego de persecución:

PASO 2: Rueda de pases

PASO 3: Posesión reducida:

PASO 4: Finalizaciones a portería:

PASO 5: Escalera coordinación + salida:

(Observar los primeros 2 minutos)