Blog MBP

El performance de un defensor puede ser igual o más relevante que un delantero. Cuando alguna entidad reconocida otorga premios individuales en el fútbol profesional (Balón de Oro, FIFA The Best, Jugador Mundial de la FIFA, etc.), la mayoría de las veces son escogidos a través de votaciones totalmente subjetivas, y suelen recaer sobre jugadores/as que juegan en la parte ofensiva de sus equipos. Referentes en ataque, goleadores o buenos asistentes.

Sin embargo, a los jugadores con responsabilidades defensivas no se les suele destacar tanto de forma general, y tienen la misma o más influencia en el juego y en el resultado que las “estrellas”. Desde aquí, queremos poner en valor jugadores como los defensas centrales, los cuales manejan constantemente situaciones de riesgo que requieren máxima concentración para tomar la decisión correcta en una milésima de segundo, donde si aciertas es lo normal, pero si fallas, puede suponer un duro golpe en el marcador.

Una situación que nos gustaría analizar es la que os compartimos en el siguiente vídeo, donde analizamos de forma muy breve una acción de juego muy común que se encuentran esos defensas centrales constantemente durante el juego: la defensa de los desmarques entre centrales de los delanteros rivales. 

¿Parece algo fácil verdad?

Es una situación bastante compleja, que requiere ser resuelta a tavés de un Fundamento Individual por Demarcación del Central, en el cual se deben tener en cuenta distintas variables para decidir si sigo al rival en su desmarque o no, hasta donde lo sigo, en qué me debo fijar si puedo volver a mi línea o no una vez he decidido seguirlo, etc….

¡Os dejamos un breve ejemplo!